Gestión de impacto en acción: Lecciones para el sector privado

252

Co Autores Escrito por: Viviane AzevedoNorah Sullivan

A medida que la industria de inversión de impacto continúa creciendo – duplicándose de US$114 mil millones en activos bajo administración en 2016 a US$228 mil millones en 2017– los esfuerzos para estandarizar la medición y gestión de las inversiones de impacto también lo hacen.

Un cambio similar se está llevando a cabo en el mundo corporativo a medida que las compañías buscan cada vez más alinear sus negocios con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como medir e informar acerca de los esfuerzos de sostenibilidad de una manera más sistemática. En 2017, el 85% de las compañías de S&P 500 reportaron su desempeño ambiental, social y de gobernanza, mientras que en 2011 solo lo hizo un 20% de ellas.

Así, como banco de desarrollo que trabaja con el sector privado, es clave para BID Invest evaluar y medir el impacto en el desarrollo de sus operaciones para guiar decisiones de inversión, ayudar a clientes a maximizar los beneficios para los interesados, administrar el desempeño de la cartera y garantizar un aprendizaje continuo.

Los resultados de estos esfuerzos se capturan cada año en el Panorama de la efectividad en el desarrollo (DEO, por sus siglas en inglés) del Grupo BID. El DEO nos ayuda a visualizar el marco de gestión de impacto de BID Invest en acción.

Las siguientes son algunas de las principales conclusiones para el sector privado del informe de este año.

Evaluar el potencial impacto social o ambiental de una inversión desde el principio

En primer lugar, determinar el potencial de impacto en el desarrollo de cada proyecto (utilizando nuestra herramienta DELTA) desde el inicio, es un paso crítico.

En pocas palabras, el DELTA es un sistema de puntuación riguroso y basado en hechos que evalúa el impacto en el desarrollo de cada proyecto (su posible contribución al desarrollo social y económico, el desempeño de la empresa, y la sostenibilidad) y la adicionalidad (hasta qué punto el negocio proporciona mejores términos y condiciones que los disponibles en el mercado o ayuda a mitigar el riesgo; para obtener más información sobre la adicionalidad, haga clic aquí).

El DELTA también puede ayudar a las compañías e inversionistas a pensar más concretamente sobre cómo articular, medir y gestionar el impacto de sus operaciones e inversiones de manera más amplia.

Al proporcionar una perspectiva sectorial, el DEO resalta varias tendencias en los puntajes DELTA.

Por ejemplo, dada la contribución social y económica que tienden a tener en un gran número de beneficiarios finales y su positivo impacto ambiental, los proyectos de infraestructura y energía limpia generalmente tienen los puntajes de resultados de desarrollo más altos.

Los proyectos corporativos también tienden a tener un alto potencial de impacto en el desarrollo, como una mayor inclusión en cadenas de valor para pequeños productores en el caso de proyectos de agronegocios o una mejor conectividad digital para comunidades marginadas en proyectos de telecomunicaciones.

Las operaciones con las instituciones financieras generalmente tienen una alta adicionalidad financiera ya que el financiamiento a largo plazo de BID Invest complementa la forma en que las instituciones financieras financian sus operaciones con depósitos a corto plazo.

El DELTA también sirve como una lista de verificación, guiando nuestro trabajo con los clientes para diseñar mejores proyectos.

Por ejemplo, si un cliente de agronegocios está buscando aumentar su productividad, uno de los aspectos que el DELTA analizará es cómo la inversión podría mejorar la productividad de los pequeños productores y proveedores en su cadena de valor.

Del mismo modo, para un cliente bancario que busca construir su cartera de préstamos para pequeñas y medianas empresas, el DELTA evalúa la estrategia del banco para llegar a segmentos de mercado desatendidos, entre otros elementos, y ayuda a aclarar dónde se puede necesitar un apoyo adicional de BID Invest para fortalecer esta estrategia.

Aprendiendo de lo bueno y lo malo y corrigiendo el curso según sea necesario

El lanzamiento de nuestro nuevo enfoque de monitoreo basado en el DELTA proporciona continuidad desde el diseño hasta la etapa de supervisión, lo que nos ayuda a satisfacer mejor las necesidades cambiantes de nuestros clientes y ajustar el rumbo según sea necesario para garantizar que se cumplan los objetivos de impacto de desarrollo.

Del mismo modo, las evaluaciones en profundidad que ocurren una vez que una operación alcanza un cierto nivel de madurez nos ayudan a aprender tanto de los éxitos como de los fracasos.

Por ejemplo, las lecciones de proyectos de energía o transporte más maduros pueden contribuir al diseño de nuevas operaciones de infraestructura, ayudando a los clientes del sector privado a estructurar inversiones más efectivas.

Trabajar con clientes para probar la efectividad de nuevos productos y enfoques

Finalmente, las evaluaciones de impacto son una herramienta poderosa para, desde una perspectiva de desarrollo, ayudar a los clientes del sector privado a comprender la efectividad de los nuevos productos o procesos para su negocio.

Por ejemplo, hemos estado trabajando con instituciones financieras para ver qué funciona mejor para promover el ahorro entre las poblaciones de bajos ingresos.

Un estudio realizado en asociación con Banco Familiar en Paraguay encontró que alentar a las personas de bajos ingresos a establecer un objetivo de ahorro específico para prepararse para emergencias imprevistas era el enfoque más efectivo y se observaron mayores impactos en las personas que recibían recordatorios de mensajes de texto.

Hallazgos como estos pueden ayudar a acortar la curva de aprendizaje para otros bancos que buscan alcanzar este segmento de la población.

Estos son solo algunos de los aspectos destacados relacionados con el sector privado del DEO 2018. Consulte la publicación completa o el resumen ejecutivo para obtener más información.

¡Suscríbete para recibir más contenido así!

Last modified: Diciembre 4, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *