Maneras sorprendentes en que la biodiversidad está relacionada con el desarrollo sostenible

893

Duncan GromkoEscrito por:

El Día Internacional de la Diversidad Biológica es un buen momento para reflexionar sobre las maneras en que la biodiversidad contribuye al desarrollo sostenible. En una época donde imperan los teléfonos inteligentes y los superordenadores, es fácil olvidar nuestra dependencia de la tecnología simple de la naturaleza.

lotus flower

Lotus Flowers

Las sociedades tradicionales llevan mucho tiempo usando plantas y hierbas silvestres para fines médicos. La corteza de sauce y otras plantas fueron usadas para tratar la fiebre, el dolor, y la fatiga – en sociedades egipcias ya en el segundo milenio a.c.. En los siglos XVIII y XIX, los científicos descubrieron que la salicina era el ingrediente activo de la corteza y empezaron a aislar elementos diferentes de medicamentos salicilatos. El conocimiento sobre química orgánica mejoró, y la empresa farmacéutica Bayer fabricó una forma sintética de salicina: ácido acetilsalicílico, también conocido como Aspirina.

Hoy el 25-50% de los ingresos del sector farmacéutico – $650 mil millones por año – derivan de recursos silvestres como la corteza de sauce. La quinina, el primer tratamiento para la malaria, proviene de la corteza del árbol quino en los Andes. Los digitálicos, un medicamento importante para el corazón, fueron usados por primera vez a través del secado y la pulverización de las hojas de la planta dedalera. Los analgésicos, medicamentos contra el cáncer, y  tratamientos para la diabetes, entre otros,  fueron derivados de especies silvestres.

La agricultura es otro sector donde se ven fácilmente los beneficios de la biodiversidad. Las diez empresas de semillas más grandes – que dependen de la diversidad genética – tuvieron ventas combinadas de más de $15 mil millones en 2006. El sector pesquero representa por lo menos el 15% de la proteína animal que consumimos. Y tal vez es más sorprendente el papel que las abejas y otros insectos  tienen en la productividad de la agricultura. Aproximadamente un 9,5% de la producción mundial de alimentos  – 153 mil millones de euros en 2005 – está polinizado por insectos.

Cuando no usamos la biodiversidad directamente, la copiamos e imitamos. El velcro fue inventado en 1941 cuando el ingeniero George de Mestral replicó las espinas de plantas en la piel de su perro. Los barcos copian patrones microscópicos de la piel del tiburón para mejorar la hidrodinámica y la velocidad. Los trenes imitan características de los picos de las aves para incrementar la velocidad y reducir la contaminación acústica. En el diseño de algunos aerogeneradores se han usado elementos asociados a las aletas de ballena. Y el diseñador de un centro comercial en Zimbabue uso montículos de las termitas como un modelo para regular naturalmente la temperatura del centro.

Lo que he descrito solo es la punta del iceberg. La biodiversidad afecta a personas y empresas en muchísimas maneras. Los bosques fijan dióxido de carbono y afectan a los ciclos de agua y a las precipitaciones. Los manglares y arrecifes corales reducen los daños causados por las tormentas del océano y proveen un hábitat para las pesquerías. Los humedales filtran contaminantes y mejoran la calidad de agua. El valor anual de todos estos servicios está estimado en $145 billones.

El problema es que la mayoría de estos servicios son bienes públicos – no hay un mercado para comprar aire limpio, por ejemplo. Sin un precio, hay menos incentivos para proteger la biodiversidad que los provee.

Es evidente que la biodiversidad no solo es algo que los científicos estudian, sino también un cimiento crítico para las vidas y empresas sanas.

Last modified: Septiembre 9, 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *