¿Cómo perder peso, alimentar a 9 mil millones de personas y salvar el planeta?

1368

Katalin SolymosiEscrito por:

Consumo sostenible como oportunidad de negocio

¡Comiendo menos carne! A los fanáticos del asado sugerimos tratar de comer más verduras, comprar productos locales y sanos siempre que sea posible, y reducir residuos comprando alimentos con menos envases y en las cantidades adecuadas y necesarias.

Consumidores conscientes de sus decisiones y unos recursos naturales escasos incentivarán a las compañías de América Latina a producir más con menos. Desde los ganaderos brasileños que invierten en mejoras en el pasto en lugar de desforestar, hasta Nestlé y la reducción del uso de agua en su cadena de valor en México, la industria alimentaria ha descubierto en el consumo saludable y sostenible una oportunidad de negocio.

¿Sabías que el metano que produce diariamente una vaca puede hacer funcionar un frigorífico durante un día ? Los biodigestores pueden capturar el gas y generar energía, y, con ello, se reduce el impacto medioambiental de la leche.

¿Sabías que el metano que produce diariamente una vaca puede hacer funcionar un frigorífico durante un día ? Los biodigestores pueden capturar el gas y generar energía, y, con ello, se reduce el impacto medioambiental de la leche.

Se estima que la población mundial llegará a los 9 mil millones en 2050 y todos necesitamos comer. Nuestra elección de alimentos tiene un impacto amplio no solamente en nuestra salud, sino también en el medioambiente. Cada tipo de alimentos utilizan diferentes cantidades de agua, tierra, nutrientes y combustibles fósiles para llegar de la granja a nuestra mesa. Y sucede que los alimentos que son mejores para nuestra salud – todos los vegetales y granos -, son, casualmente, los que tienen el menor impacto en el medio ambiente. Un tomate necesita 13 litros de agua para madurar; una papa necesita 25 y una manzana 70. ¿Te parece mucho? Entonces ten en cuenta los 2.400 litros necesarios para producir una hamburguesa. En general, la comida que eleva el nivel de colesterol y perjudica el cuerpo que vamos a mostrar en la playa causa una mayor explotación de recursos y emite más gases de efecto invernadero: la huella de carbono de un amante de la dieta carnívora es casi el doble que la de un vegetariano.

La huella ecológica de nuestra dieta es el impacto combinado que tiene un filete de carne o un litro de leche sobre el medio ambiente. Cuanto más pequeña sea la huella, mejor. En especial cuando, solo en América Latina y el Caribe, 360 millones de personas están saliendo de la Base de la Pirámide y cada vez comen más y más productos alimentarios procesados, tal y como hace la gente en los países industrializados.

Y si bien todos podemos generar un impacto positivo eligiendo conscientemente alimentos saludables y sostenibles; el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), como institución de desarrollo, también tiene un papel importante que desempeñar. El sector de la industria agrícola, responsable de aproximadamente dos tercios de las emisiones de gases de efecto invernadero y de la deforestación a gran escala en América Latina, es uno de los sectores prioritarios del Departamento de Financiamiento Estructurado y Corporativo. Por eso centramos nuestras inversiones en tecnologías que se adaptan a un clima cambiante y, al mismo tiempo, reducen la conversión de tierras y el nivel de emisiones, buscando aumentar la productividad y la conservación de recursos naturales.

La doble pirámide alimentaria muestra que los alimentos con mayores niveles de consumo recomendados también tienen un menor impacto ambiental.

La doble pirámide alimentaria muestra que los alimentos con mayores niveles de consumo recomendados también tienen un menor impacto ambiental.

Muchos de nuestros proyectos se desarrollan con las empresas que producen productos sanos y necesarios para alimentar la región, quienes lo hacen a través de modelos de negocio económicamente y medioambientalmente sólidos. Incluso en subsectores como el lácteo y el cárnico, que siempre generarán emisiones más altas, se puede hacer mucho para conseguir productos más nutritivos y, a su vez, reducir las huellas de carbono y el consumo de agua. Como agente de desarrollo, el desafío consiste en convertirlos en productores “verdes” sin afectar la rentabilidad de su negocio. Un ejemplo de compañía que ha recibido nuestro apoyo es Estancias del Lago, un gran productor de leche en Uruguay que consiguió instalar una planta de biogás que permitiera capturar el metano del estiércol de ganado y cuya energía térmica generada podrá ahora utilizarse como fuente para una nueva planta de leche en polvo. Con innovaciones así, el consumidor se asegura de que la leche que compra será tan saludable para su dieta como amigable para el medioambiente, una situación en la que todos ganamos y que incentiva al sector privado a seguir invirtiendo en la sostenibilidad.

 

Last modified: Septiembre 12, 2016

One Response to " ¿Cómo perder peso, alimentar a 9 mil millones de personas y salvar el planeta? "

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *