Desde Brasilia a la Base de la Pirámide

744

Escrito por:

 

Luiz Ros ha sido director de la Iniciativa Oportunidades para la Mayoría del BID, desde 2008. Antes de llegar al BID, trabajó en las inversiones sostenibles de empresas en el Instituto de Recursos Mundiales y dirigió proyectos de la comunidad en el ministerio brasileño de Medio Ambiente.


Mientras se prepara para el Foro BASE, la primera conferencia internacional del BID sobre los modelos de negocios de la Base de la Pirámide,  que se llevará cabo en Sao Paulo, del 27 al 28 de junio, Ros habló recientemente con MajorityMarkets.org del orgullo que siente por su país de origen, las raíces de su compromiso con la base de la pirámide y sus esperanzas para la conferencia.

Luiz RosMM: Usted se crió en Brasilia en la década de los 60 y 70, cuando era una ciudad completamente nueva. ¿Qué tipo de perspectiva le dio eso a usted y qué tipo de sensibilidad tenía usted cuando era joven en relación con la pobreza y la desigualdad en Brasil?

LR: Brasilia fue construida en una época cuando el gobierno fue capaz de gastar millones de dólares en la construcción de toda una ciudad en medio de la nada. Este fue el momento de la gran infraestructura, de los gobiernos grandes. Así que esto podría llevar a imaginar que iba a tener dificultades para defender que las fuerzas del mercado pueden promover el cambio social. Pero curiosamente, conforme fui desarrollando mi carrera, poco a poco empecé a estudiar esta idea con un mayor cuidado.

Mi padre es arquitecto, y en mis épocas de estudiante trabajé con él. Todos los viernes iba de un sitio de trabajo a otro, llevando dinero en efectivo, para pagar a todos sus trabajadores de la construcción. Había poca gente en Brasilia que ganaba menos que estos hombres, que fueron migrantes de las zonas más pobres de Brasil y que llegaron a la ciudad en búsqueda de trabajo. Esta situación nos condujo a entablar encendidas discusiones con mi padre acerca de cómo podríamos vivir en una sociedad donde había tanta desigualdad. Ciertamente, esta problemática enmarcó mi pasión para involucrarme en temas sociales y ser capaz de enfrentarlos, como parte de mi vida y mi carrera profesional.

MM: En los últimos años, Brasil ha experimentado un acelerado crecimiento económico. ¿Qué tipo de efecto ha tenido esto en los brasileños y en el sector privado de su país? ¿Cómo puede compartirse este crecimiento con los segmentos de población con menores ingresos?

LR: Brasil está experimentando una profunda transformación, no sólo desde el punto de vista de la infraestructura, sino desde un punto de vista mental. Creo que los brasileños, sobre todo la nueva generación, están empezando a creer que, como se dice en español, “¡Sí, se puede!” Es la sensación de que podemos desarrollarnos como país, como una democracia fuerte, como un ejemplo de igualdad, con un sector privado pujante.

Brasil experimentó muchos años de escaso crecimiento económico. En los últimos 10 a 15 años, sin embargo, ha disfrutado de tasas más altas de crecimiento. Lo que esto ha dado lugar es a lo que algunos llaman un “apagón de talentos”, o una escasez de trabajadores cualificados en todos los sectores de la economía que pueden beneficiarse de ese crecimiento. Usted no tiene CEOs, usted no tiene los mandos medios y no tiene soldadores. Una solución es ampliar el número de trabajadores calificados disponibles, la otra es la capacitación para aumentar la productividad de los trabajadores. Normalmente, especialmente cuando se trata del segmento poblacional con escasos ingresos, pensamos que esto tiene que ser enfrentado por el gobierno.

Pero en nuestro evento que llevaremos a cabo en Brasil, vamos a estudiar cómo el sector privado también puede aportar soluciones. ¿Cómo podemos ayudar a que las empresas se den cuenta que mediante la contratación y los programas de capacitación no sólo se pretende ayudar a los pobres, sino que también crean una fuerza de trabajo que fortalece a su empresa y a la sociedad entera?

MM: ¿Cuáles son sus principales objetivos para este primer Foro BASE?

LR: Quiero que el sector privado entienda que el desarrollo de la clase media emergente y nuestro compromiso con ella a largo plazo son dos aspectos  absolutamente esenciales.

Tenemos que pasar de un discurso basado en el consumo excesivo —donde las clases media y baja son percibidas sólo como un mercado—, a pensar en ellos como ciudadanos deseosos de acceder a bienes y servicios de calidad. Usted se beneficia cuando se mira de forma diferente a un segmento de la sociedad que no se está beneficiando lo suficiente, y a medida que usted atiende a estas personas, mejoran sus vidas y se mueven hacia arriba, también impulsan hacia arriba a su propio negocio.

Es un discurso complejo. Pero creo que tenemos que hacerlo, porque es muy poderoso. Una vez que la gente hace “clic” y se da cuenta de lo que estamos hablando, por fin adquiere un nuevo sentido el hecho de enfocarnos en estos segmentos de la sociedad.

Last modified: Agosto 17, 2016

0 Responses to " Desde Brasilia a la Base de la Pirámide "

  1. Percy Young dice:

    Creo que es necesario ver la clase media emergente no solamente como un gran mercado, sino como una gran fuente de posibilidades para el desarrollo, como productores, como socios, distribuidores, generadores de ideas, emprendedores etc

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *